Skip to main content

Identidad herreña

El Patrimonio Cultural de El Hierro

El pueblo herreño y la isla. Una sinergia que da lugar a una cultura rica en tradiciones, folclore y celebraciones que merece la pena vivir de primera mano. La historia y los años han definido la identidad herreña, dejando una herencia cultural centenaria y que ha ido pasando de generación en generación hasta día de hoy.

Muchas tradiciones radican en la relación que el pueblo herreño tiene con la naturaleza. Los Carneros de Tigaday (La Frontera), tradición declarada Bien de Interés Cultural, es una de las más peculiares de El Hierro durante los carnavales. Esta se sigue celebrando gracias a Benito Padrón, un ciudadano que, tras la Guerra Civil, enseñó a los más jóvenes. Estos se pasean por el pueblo vestidos con pieles de oveja asustando y pintando a la gente con betún.

Los contrastes caracterizan a El Hierro, tanto a nivel paisajístico como a nivel cultural. Dentro de el mismo territorio puedes sentir una paz y una calma que se ve irrumpida por las festividades y tradiciones como la Bajada de la Virgen de los Reyes, la más importante de la Isla. Una fiesta que se celebra cada cuatro años desde 1741, a causa de una gran sequía y en la que trasladan la patrona herreña del santuario de La Dehesa a Valverde. Aun así, otras localidades como El Pinar, Valverde o La Restinga protagonizan algunos de los bailes y verbenas en verano.

Artesanía de El Hierro

Otro aspecto que define a la isla es su artesanía, sobre todo en las zonas de El Pinar y Sabinosa.
Un arte, pero también una necesidad para los habitantes de El Hierro.

El hecho de vivir en una isla hizo que desarrollaran y crearan utensilios para el uso doméstico. Herramientas para las actividades de la vida cotidiana creados a partir de madera, cerámica, mimbre
o materiales derivados de la naturaleza. También empezaron a trabajar en instrumentos o vestimentas típicas que empleaban en las festividades y tradiciones de la isla.
Profesiones austeras y manuales que aún siguen activas. Desde la tejeduría, por sus orígenes pastoriles, la alfarería, la carpintería o la cestería.

Gracias a las tradiciones que aún se mantienen en la isla, muchos artesanos siguen trabajando para que la autenticidad no se pierda.

Deportes de la Isla

A parte de los deportes que puedas practicar en la naturaleza de la isla, también se distingue por los deportes autóctonos del archipiélago canario.

La lucha canaria se trata de un deporte que desciende de los aborígenes. En resumen, busca, a través de un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, desequilibrar al contrincante.
En un ámbito más rural, los pastores practican el salto del pastor, una práctica adoptada de los indígenas en la que se trasladaban por los terrenos y desniveles con una larga lanza a gran velocidad.

El pasado de El Hierro está más vivo que nunca, solo tienes que venir a verlo.