Skip to main content

Historia de El Hierro

La isla con alma tiene mucho que contar, porque hacen falta años, lustros y milenios para poder presentar unas señas de identidad como las de El Hierro.

La isla, históricamente, ha sido conocida con numerosos nombres distintos, antes de llegar a su denominación actual. OmbrionCaparariaPluvialia , Eseró o Hero, han sido algunas de las designaciones más conocidas. Pero, sin duda alguna, el nombre de “Isla del Meridiano”, es la que esconde la mayor y más famosa historia. Este nombre se atribuye a Ptolomeo, un astrónomo greco-egipcio que situó, en el siglo II, el Meridiano Cero en el extremo oeste de la isla, coincidiendo justo con la Punta de Orchilla de El Hierro. Así permanecería durante siglos hasta que, en 1884, fue trasladado a Greenwich.

faro

Los primeros pobladores

Los primeros pobladores de la isla de los que se tiene constancia, fueron los bimbaches o bimbapes, una tribu aborigen que residió en la isla al menos desde el año 120 de nuestra era, hasta que fue conquistada a principios del siglo XV por Juan de Bethencourt e incorporada a la Corona de Castilla. Los bimbaches o bimbapes legaron numerosos petroglifos, como los letreros de El Julan, los más extensos y significativos, donde también se pueden contemplar restos del antiguo lugar de reunión denominado “Tagoror”.

Habitaban en cuevas o en sencillas construcciones de piedra, en equilibrio con su medio insular, del que obtenían recursos suficientes para la subsistencia. La agricultura, el pastoreo, la caza, la pesca y la recolección eran sus actividades habituales.

El papel de la Corona de Castilla

Posteriormente, la Corona de Castilla pagó a mercenarios vasco-franceses para lograr conquistarla. A partir de ese momento, las tierras y otros recursos dejaron de ser divididas equitativamente y pasaron a ser repartidas mediante un régimen señorial.

El 6 de enero de 1546, llegó en un barco la imagen de la Virgen de Los Reyes. Los marineros la canjearon a los pastores de la isla a cambio de provisiones. Así, pasó a convertirse en propiedad y patrona de los pastores de La Dehesa y en uno de los pilares más decisivos de la historia de El Hierro. Hoy, es el símbolo social y religioso más profundo que poseen los herreños.

El paso de Colón por la isla

En 1493, la isla recibió la visita de uno de los personajes históricos más famosos e importantes que se conocen. En su segundo viaje a América, Cristóbal Colón realizó una parada de 17 días en la isla, donde cogió provisiones de agua y alimentos, mientras que, al mismo tiempo, estaba a la espera de vientos mejores que lo impulsaran a las Américas.

Las ventajas médicas de El Hierro

A lo largo del siglo XIX, El Hierro se convirtió en una isla de destierro de políticos, militares y liberales. No obstante, este hecho fue beneficioso para la isla cuando llegó desterrado Leandro Pérez, el primer médico de la isla, quien comprobó las cualidades curativas de las aguas del Pozo de la Salud, en Sabinosa. Posteriormente, numerosos médicos certificaron las propiedades de dichas aguas convirtiéndose en un famoso lugar de peregrinación.

El agua, fuente de vida de la isla

El pueblo herreño ha sufrido la escasez de agua desde sus primeros pobladores. Este es el auténtico motivo por el que le dan tanta importancia al Árbol Garoé, al considerarlo como proveedor de tan preciado líquido. El árbol desapareció a causa de un vendaval, en 1610, y desde entonces la historia del agua en El Hierro aparece vinculada a los aprovechamientos de las escasas fuentes y magros nacientes. Destaca la Fuente de Azofa, cerca del pueblo de Isora, que en el siglo XVIII ya cuenta con normas de protección en las ordenanzas del Cabildo.

Los herreños han adoptado prácticas ancestrales, muchas de ellas heredadas de los bimbapes o bimbaches. Por ejemplo, el uso de eres, maretas (sistemas de conservación del agua en el medio natural), o los guásimos: concavidades naturales o labradas en el interior de árboles, donde llegaban a quedar retenidos hasta 100 litros de agua.

Hechos recientes (siglos XVIII, XX y XXI)

En 1899, un incendio arrasó el Ayuntamiento de Valverde, destruyendo el archivo creado en 1553. En 1912, se crearon los ayuntamientos de Valverde y Frontera y la isla adquirió autogobierno. El 15 de septiembre de 2007 se constituye el municipio de El Pinar convirtiéndose en el más joven de toda España.

Una isla con mucha historia creada a base de las historias vividas.